viernes, marzo 20, 2009

Especies endemicas

Un endemismo es una especie biológica exclusiva de un lugar, área o región geográfica, y que no se encuentra de forma natural en ninguna otra parte del mundo. El endemismo es un término utilizado en biología para indicar que la distribución de un taxón está limitada a un ámbito geográfico determinado. Por ello, cuando se indica que una especie es endémica de cierta región, quiere decir que sólo es posible encontrarla en ese lugar, de forma natural.
El endemismo puede considerarse dentro de un abanico muy amplio de escalas geográficas: así, un organismo puede ser endémico de una cima montañosa o un lago, de una cordillera o un sistema fluvial, de una isla, de un país o incluso de un continente. Normalmente el concepto se aplica a especies, pero también puede usarse para otros taxones como subespecies, variedades, géneros, familias, etc.
Endonismo en México
Con lo poco que queda de selva en México, los jaguares se pierden ante el avance de la presión humana. Los ejemplares que quedan son unos cuantos y un mal día, sin que nadie lo note, habrá desaparecido el último detrás de las cortinas de ramas y malezas; se irán por la sombra, como fantasmas.Ése es el destino que espera a los numerosos animales clasificados en peligro de extinción, situación que viven lamentablemente 11 167 especies de animales y vegetales en el entorno mundial, según señala la Lista Roja de la Unión Mundial para la Naturaleza, UICN. La institución advierte en su último recuento que “muchas especies están disminuyendo a niveles de población críticos”, y subraya que “la pérdida de la diversidad biológica es una de las crisis más apremiantes del mundo”.La preocupación sobre el estado de los recursos aumenta del naranja al rojo. En México muchos animales, además del jaguar, se encuentran en la línea de peligro. Es preciso hacer un inventario frecuente de la cantidad de especies amenazadas y medir la dramática velocidad que está adquiriendo el ritmo de extinción.En México otro pájaro, el hermoso carpintero imperial (Campephilus imperialis) salió de escena con menos dramatismo, pero, como todas las pérdidas, dejó un hueco difícil de llenar. Era el carpintero más grande del mundo, de 51 a 56 cm de largo. Los machos ostentaban una llamativa cresta roja que terminaba en punta, mientras las hembras una cresta negra que se curvaba hacia delante. Su último registro fue en Durango en 1956. Aunque la fecha de extinción no es tan precisa; se estima que ocurrió entre 1946 y 1965.Pero, no todos los casos históricos deben anotarse en el renglón de las pérdidas. Hasta la fecha se hacen esfuerzos para impedir que desaparezca el lobo gris americano (Canis lupus bailey), que en la actualidad sólo existe en cautiverio. Como parte de un programa para preservarlo creado en 1980 entre Estados Unidos y México, se pueden ubicar 200 descendientes de cuatro individuos fundadores.Entre los mamíferos en peligro de extinción se destacan:•El oso hormiguero, brazo fuerte, chupamiel (Tamandua mexicana), que vive en las zonas tropicales desde Michoacán en la vertiente del Pacífico y la Huasteca potosina en la vertiente del golfo hasta Chiapas y la península de Yucatán. Habita los bosques tropical y mesófilo de montaña, y los manglares.•El armadillo de cola desnuda (Cabassous centralis), que se encuentra exclusivamente en las zonas de acahuales y pastizales de la Selva Lacandona de Chiapas.•El multicitado jaguar (Panthera onca), que habita en los planos costeros y en las áreas montañosas a lo largo de ambas vertientes desde el sur de Sinaloa y el centro de Tamaulipas hacia el sur y el sureste por el istmo de Tehuantepec hasta la península de Yucatán. Se puede hallar en manglares, el matorral xerófilo y en los bosques tropical, mesófilo de montaña, espinoso, y el de coníferas y encinos.•El manatí (Trichechus manatus), que se encuentra en los estados de Tamaulipas, Veracruz, Tabasco, Campeche, Yucatán, Quintana Roo y Chiapas. Vive en ríos, arroyos, lagunas, cenotes costeros y marinos, caletas y bahías adyacentes al mar.•El mono araña (Ateles geoffroyi), que puede ubicarse en los bosques tropicales, selvas altas y medianas de Veracruz, los manglares de Chiapas, en las zonas de selva baja y en los petenes en Yucatán.•El mono aullador o saraguato (Aloutta pigra), que habita desde la península de Yucatán hasta Belice y Guatemala; vive en el bosque tropical perennifolio, incluye selvas lluviosas, bosques de galería y bosques mesófilos.•El mono aullador o saraguato (Aloutta palliata), que habita en México desde Los Tuxtlas, en Veracruz, hasta la Sierra de Santa Marta en Chiapas y cerca de Juchitán, Oaxaca.•El ocelote (Leopardus pardalis), distribuido a lo largo de las planicies costeras del Pacífico y del Golfo de México, desde el estado de Sinaloa y Tamaulipas hacia el sur, incluso en la península de Yucatán.Foto: Manuel Grosselet / Banco de Imágenes CONABIO•El perro llanero mexicano o perrito de la pradera (Cynomys mexicanus), una especie endémica correspondiente a una pequeña región de valles y pastizales de la montaña ubicada entre los límites de los estados de Coahuila, Nuevo León, San Luis Potosí y Zacatecas.•El teporingo (Romerolagus diazi), correspondiente a una especie endémica sólo localizada en las laderas de las montañas del sur y sureste del Valle de México y en el Nevado de Toluca. Habita bosques y zacatonales subalpinos y alpinos a los 3 000 mil a 4 300 m de altura.•El tigrillo (Leopardus wiedii), que se distribuye en las zonas costeras del Pacífico y del Golfo de México desde Sinaloa y Tamaulipas hacia el sur y en la península de Yucatán. Se localiza en el bosque tropical, en manglares y en el mesófilo.•La vaquita marina (Phocoena sinus), endémica de México, vive en el Golfo de California.Entre las aves están el águila arpía (Harpia harpyja), el águila cabeza blanca (Haliaeetus leucocephalus), la grulla blanca (Grus americana), la chara garganta blanca (Cyanolyca mirabilis), la cigüeña jabirú (Kabiru mycteria), la cotorra serrana occidental (Rhynchopsitta pachyrhyncha), la guacamaya roja (Ara macao), la guacamaya verde (Ara militaris), el halcón peregrino (Falco peregrinus), el loro cabeza amarilla (Amazona oratrix), el pato real (Cairina moschata), el pavón (Oreophasis derbianus) y el quetzal (Pharomachrus mocinno).Las tortugas, por su lado, enfrentan en las playas mexicanas todo tipo de riesgos que las llevan a la orilla de la extinción. Entre ellas se encuentran la tortuga marina cauama (Caretta caretta); la tortuga marina verde del Pacífico o tortuga prieta (Chelonia agassizi); la tortuga marina verde del Atlántico o tortuga blanca (Chelonia mydas); la tortuga almizclera chopontil (Claudius angustatus); la tortuga riverina centroamericana o tortuga blanca (Dermatemys mawii); la tortuga marina laúd (Dermochelys coriasea); la tortuga marina de carey (Eretmochelys imbricata); la galápago de Mapimí (Gopherus flavomarginatus); la tortuga marina escamosa del Atlántico o tortuga lora (Lepidochelys kempi); y la tortuga golfina escamosa del Pacífico (Lepidochelys olivacea).
La familia de las cactáceas está integrada por alrededor de 2000 especies distribuidas por lugares de clima desértico o muy seco, principalmente en América Central y América del Sur, aunque han sido introducidas y se han adaptado a otros lugares de clima seco y cálido, como Australia, el Mediterráneo y África oriental. Las condiciones geográficas de México, con su relieve tan particular, han favorecido la diversificación de estas plantas, dando lugar a zonas de una gran riqueza biológica. Pueden mencionarse las regiones de Tehuacán – Cuicatlán, y el valle de Meztitlán en el centro del país; el altiplano potosino hacia el norte y la región de Tehuantepec hacia el sur.Es posible aunque raro, encontrar especies epífitas (que viven sobre y a expensas de otros vegetales) adaptadas a vivir en selvas de climas húmedos.crecen a lo largo de todo el país.Ampliamente utilizadas como alimento humano, la mayoría de las cactáceas, son aprovechadas como alimento principalmente por sus frutos y hojas. El nopal, la tuna o la pitahaya. También forma parte de la dieta de muchos animales.En lugares áridos y ventosos se utilizan para fijar el suelo y prevenir la erosión de las lluvias que normalmente se producen de forma torrencial en algunas épocas delaño. Este uso se hace muy adecuado en los cultivos que se llevan a cabo en forma de terrazas.Por sus propiedades medicinales o tóxicas, algunas de estas plantas tienen un importante significado medicinal, el peyote (Lophophora willamsii) por sus propiedades alucinógenas.Admiradas por sus atractivas flores, sus extravagantes formas o sus erizadas púas, han sido ampliamente explotadas en jardinería, lo que ha llevado a muchas de ellas a encontrarse al borde de la extinción. Un número importante de estas plantas son endémicas en nuestro país (aquellas que solo se encuentran en cierta región geográfica o que son originarios de ella) y su desaparición significa la pérdida total, a nivel mundial. Entre los géneros representativos de México podemos encontrar:Acanthocereus 10 especies, 5 en México, 3 endémicasAporocactus 2 – 3 especies, endémicas de México.Ariocarpus 6 especies, todas presentes en MéxicoAstrophytum 6 especies, todas en MéxicoCephalocereus 4 – 6 especies, todas en MéxicoCoryphanta 56 especies todas en MéxicoEchinocactus 6 especies, todas en MéxicoEchinocereus 45 especies, 43 en México, 33 endémicasFerocactus 23 especies, todas en MéxicoHylocereus 16 especies, 4 en México, 2 endémicasLophophora 2 especies, ambas en MéxicoMammillaria Cerca de 200 especies, con alto grado de endemismoMitrocereus Género monotípico, endémico de MéxicoMyrtillocactus 4 especies, 3 endémicas de MéxicoNeobuxbaumia 8 especies, todas endémicas de MéxicoNopalea 7 – 8 especies, 6 endémicas de MéxicoOpuntia 200 especies, 100 en MéxicoPachycereus 8 especies, todas endémicas de MéxicoPeniocereus 20 especies, 17 en México, 15 endémicaPereskiopsis 6 especies, 5 endémicas de MéxicoPilocereus 35 especies, 11 en MéxicoPolaskia 2 especies, endémicas de MéxicoSelenicereus 29 especies, 17 en México, 12 endémicasStenocactus(Echinofossulocactus) 10 especies, todas endémicas de MéxicoStenocereus 20 especies, 20 en México, 17 endémicas

Ejemplos

Un endemismo típico es el lince ibérico, propio de la Península Ibérica, y las jirafas, que únicamente habitan en las regiones semidesérticas del sur del Sahara, o la Secuoya gigante, que sólo se encuentra en la Sierra Nevada californiana.
Las islas, dado su aislamiento, son lugares con una elevada tasa de endemismos. Así, Australia, que no ha tenido contacto con el resto de tierras emergidas desde hace más de 50 millones de años, posee una flora y una fauna exclusivas y muy distinta del resto del mundo.La mitad de las aves de Papúa Nueva Guinea y la mitad de los mamíferos que habitan Filipinas son endémicos.

El drago, un árbol endémico de Macaronesia
En este sentido destaca Madagascar; todos sus anfibios son endémicos, el 90% de sus reptiles (la mitad de las especies de camaleones del planeta), el 55% de sus mamíferos (como los lemures y las fosas) y el 50% de sus aves son endemismos, y aproximadamente el 80% sus plantas no habitan en ninguna otra región el mundo. El 95% de las especies de peces de los Grandes Lagos africanos son endémicas.
Las islas volcánicas, que nunca han estado en contacto con el continente son especialmente ricas en especies endémicas; las especies que las habitan son descendientes de las que llegaron accidentalmente en tiempos pasados y pudieron adaptarse. Son excelentes ejemplos las Islas Hawaii o las Islas Galápagos (que inspiraron a Darwin su famosa teoría de la evolución y, en España, las Islas Canarias, con 500 especies de plantas endémicas y en concreto la isla de Tenerife, que presenta la mayor relación de endemismos florísticos de la región macaronésica, solo superada por Madagascar y Australia



Murciélago platanero Su nombre científico es Musonycteris harrisoni, (‘musonycteris’ significa “murciélago del plátano”). Esta especie es nativa de América y endémica de la costa del Pacífico de México. Se encuentra en los estados de Colima, Jalisco, Morelos, Guerrero y Estado de México.





El zorrillo pigmeo.El tigrillo, tambien conocido como “pichigueta”, “mojocuan” o “margay”, es el felino pinto más pequeño que habita en México. Nativo de América, es generalmente un animal solitario que vive en los estados de la costa del Pacífico y del Golfo de México, y también en parte del estado de Puebla.